miércoles, 30 de abril de 2008

Tomateras, calabazas y sandías, "hierbas malas", ..., y un inquilino en las habas

Con el buen día (demasiado diría yo) que nos hizo el lunes, nos acercamos de nuevo al huerto y, para empezar, Renato nos enseñó una tomatera que le habían regalado, pero que no venía en una maceta con tierra, llevaba toda la noche en agua, así que pudimos ver perfectamente las raíces de la planta:



A colación del tema de las raíces, aprovechó para mostrarnos cuánto de
largas pueden ser las raíces de un pino, árbol que plantó hace unos años, y que nos muestra:



A continuación nos sentamos alrededor del huerto y nos enseñó la diferencia entre la planta de las calabazas y la de las sandías


por lo que decidimos coger una planta de calabaza que ya estaba bien apretadita en la maceta, para sembrarla en el huerto. Aprovechó este momento para enseñarnos de nuevo las raíces, y una mariquita que allí había ubicado su hogar, y es que, como dice Renato: ¡qué bien se vive en una calabaza!!!


Aquí podemos observar cómo trasplantamos la planta de la calabaza para que tenga un mayor espacio para desarrollarse:


Calabazas y malas hierbas from evamsbv on Vimeo.

Para tener el huerto bien preparado, debemos quitar las malas hierbas, y eso es lo que hicimos:

Malas hierbas from evamsbv on Vimeo.

Antes de irnos, observamos un inquilino bien abrazado a las habas: observadlo bien...


Ah, se nos olvidaba: a las mariquitas les encanta alimentarse de pulgones, y por eso son el mejor herbicida natural que podemos utilizar sin recurrir a productos químicos que, después, nos afectan a la salud, así que decidimos alimentarla. Los puntos negros que hay en la planta son los pulgones tan exquisitos que la mariquita se comerá.